COMER POR ANSIEDAD, ¿ES POSIBLE SUPERARLO?

comer-por-ansiedad-B

Los atracones de comida calórica se utilizan muchas veces para afrontar estados emocionales. Conoce las técnicas para superar esta situación.

Muchas personas confiesan que la mayoría de las veces en las que comen de manera descontrolada es porque se sienten ansiosos. “Comer por ansiedad” es un comportamiento muy extendido en los países más desarrollados.

Si es este tu caso, no te preocupes, tiene solución.

Nuestra vida está llena de quehaceres. La mayoría de las personas sienten que no tienen tiempo suficiente para llevar a cabo todas las tareas que deben realizar a lo largo del día. Muchas horas de trabajo o estudio, tareas domésticas, crianza de niños o cuidados de personas dependientes, recados, etcétera, ocupan casi todas las horas del día. A todo lo anterior le sumamos que muchas personas acusan preocupaciones o problemas personales que afectan a su estado de ánimo.

“Me siento ansioso y me doy un atracón de comida”.

El cansancio, las preocupaciones y el estrés muchas vecen conducen a buscar algo que nos haga sentir placer inmediatamente, un elemento de alivio rápido, y la comida calórica suele ser este elemento.

Después del atracón viene la culpa y el enfado con uno mismo. Cuando esta situación se repite en el tiempo, la silueta comienza a cambiar y también cambia la visión que tenemos sobre nosotros mismos: creemos que somos débiles de voluntad y también nos sentimos menos atractivos, por lo que nuestra autoestima se resiente. Todo lo anterior provoca que nos sintamos aún más ansiosos y con menos ilusión. Entonces, buscamos de nuevo un alivio momentáneo en la comida poco saludable. Y vuelta a empezar, llega de nuevo la culpa, el enfado, más cansancio, menos ilusión y un nuevo atracón…

Entramos en un círculo vicioso.

A partir de ahí, pensamos que la comida nos controla a nosotros y no que nosotros controlamos la comida y entramos en un círculo vicioso del que nos creemos incapaces de salir. Pero no es así, existen numerosas técnicas que nos ayudan a controlar nuestro comportamiento alimentario y a conseguir normalizar nuestra relación con la comida. Unas trabajan a nivel psicológico y otras a nivel físico. Esta es una muestra de algunas de esas herramientas que te ayudarán a normalizar tu comportamiento con la comida y a dejar de “comer por ansiedad”.

MENTE

Averiguar.  Nuestro subconsciente, a través de la sensación de ansiedad, nos está avisando de que hay algo que no está resuelto, de que existen en nosotros algunas emociones que no están bien gestionadas. Comprender esto es el primer paso. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es encontrar el origen de nuestra ansiedad.

Aceptar. Una vez que hayamos identificado qué hay en nuestra vida que nos hace sentir ansiosos, debemos aceptarlo y tomar conciencia de ello.

Buscar soluciones. Pero el hecho de reconocer que hay algo en nuestra vida que no nos hace sentir bien, aunque alivia la sensación de ansiedad, no hace que desaparezca por completo. Por lo tanto, el siguiente paso es buscar todas las opciones que nos ayuden a resolver esa situación.

Elegir. De entre todas las posibles soluciones, debemos decidid cuál es la más adecuada, la más efectiva.

Actuar. Cuando ya hemos decidido qué es lo que vamos a hacer para solucionar la situación que nos angustia, estamos ya muy cerca de conseguirlo: lo único que hay que hacer es ponerlo en práctica, pasar a la acción.

CUERPO

Educación alimentaria. Tener una buena educación sobre alimentación es la base para darle a nuestro cuerpo todos los nutrientes que necesita y controlar nuestro peso. Muchos de los nutrientes que necesita nuestro organismo ayudan también a disminuir la ansiedad. Saber cuáles son los alimentos más adecuados es la clave para normalizar nuestra alimentación y tener un cuerpo rebosante de salud y un peso adecuado.

Actividad física. La actividad física también nos ayuda a sentirnos más ágiles y vigorosos. Mejora la percepción que tenemos de nosotros mismos y contribuye disminuir nuestro nivel de estrés.

Encontrar el equilibrio entre la mente y el cuerpo ayuda a disminuir la producción de “hormonas del estrés” y a aumentar las “hormonas de la felicidad”.

Equilibrando estos dos aspectos de tu vida, mente y cuerpo, conseguirás que la comida sea tu aliada y no tu enemiga, y gozarás de salud y atractivo personal durante toda tu vida.

Si quieres asegurarte de incluir en tu vida todos los consejos anteriores y otros muchos más que harán que logres tu peso ideal, consigue tu Método Smiling:

http://metodosmiling.com/que-es-el-metodo-smiling

¡Come, disfruta y adelgaza este verano con el Método Smiling!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario