COMBATIR LA CELULITIS: LAS 2 REGLAS DE ORO

Combatir la celulitis

La celulitis es una de las principales preocupaciones de la mayoría de las mujeres, tanto desde un punto de vista de la estética, como por lo dolorosa que puede llegar a ser. Combatirla es posible, no lo dudes, siempre y cuando se sigan las 2 REGLAS DE ORO.

Para combatir algo, lo primero que debemos hacer es saber a qué nos enfrentamos. La celulitis es una alteración del tejido subcutáneo que afecta a más del 80 % de las mujeres en mayor o menor grado. Este trastorno no siempre va asociado a un exceso de peso, también se observa en personas delgadas.

La celulitis se considera un trastorno circulatorio a nivel local. Aparece por una acumulación de grasas, toxinas y agua en determinadas áreas del cuerpo, las más vulnerables son los muslos, glúteos, caderas y vientre.

FACTORES QUE INFLUYEN EN SU FORMACIÓN:

  • Dieta incompleta y desequilibrada
  • Sobrepeso y problemas circulatorios
  • Vida sedentaria y falta de ejercicio
  • Tener antecedentes familiares (el menos importante)

 

CLASIFICACIÓN:

  • COMPACTA: Masa dura indolora que se ve en mujeres jóvenes de buen estado físico, con tejidos firmes y buen tonismo. Se puede observar aplicando una fuerte presión.
  • EDEMATOSA: Dolorosa al tacto, acompañada siempre de insuficiencia circulatoria. La piel de naranja se exterioriza fácilmente a la presión.
  • FLÁCIDA: No hay dolor, está disminuida la elasticidad cutánea. Afecta a personas sedentarias. Se observa piel de naranja sin aplicar presión, varices y estrías.
  • MIXTA: Una combinación de las anteriores.

 

Las dos reglas de oro para combatir la celulitis:

Ya sabemos qué es la celulitis y cómo se forma. Ahora vamos a aprender cómo eliminarla de nuestro cuerpo.

PRIMERA REGLA: Un elemento clave a la hora de combatir a la celulitis es la constancia. Algo que se ha ido originado durante años, es absurdo pensar que puede desaparecer en unos días. Es necesario ser constante durante unas semanas para comenzar a observar los resultados.

 

SEGUNDA REGLA: Eliminar sustancias toxicas. Es importante que nuestro organismo deseche las toxinas y en el proceso de depuración intervienen varios órganos. Por ello, las depuraciones consisten en mantener, mediante distintos procedimientos, las funciones de los 4 órganos depurativos: piel, pulmón, riñones e intestinos.

Pulmón: Debemos aumentar el oxígeno que llega al deteriorado tejido. Es necesario aprender a respirar profundamente y practicar sencillos ejercicios respiratorios varias veces al día (inspirar lenta y profundamente por la nariz, hasta que se expandan bien los pulmones, manteniendo el aire unos 5 segundos, y luego exhalar lentamente por la nariz hasta vaciarlos) para aumentar la capacidad de aire en el pulmón y la cantidad de oxigeno que llega a los tejidos. También mejoramos la oxigenación si efectuamos caminatas acompañadas de ejercicios respiratorios al aire libre.

Piel: Usar cremas anticelulíticas, la mayoría contienen una combinación de ingredientes que actúan mejorando la microcirculación, reducen la inflamación y favorecen la firmeza. Para ello, es recomendable preparar previamente la piel exfoliándola (un masaje suave con un guante de crin).

Una idea excelente es realizar una visita de vez en cuando a un balneario, donde poder realizar saunas, masajes… y eliminar toxinas y estrés.

Debemos tener en cuenta que el estrés y el nerviosismo aumentan la producción hormonal, la fragilidad capilar y la acumulación de toxinas en los tejidos, y todo ello ayuda a la formación de la celulitis.

Riñón: Es imprescindible llevar a cabo una depuración renal. Para ello, hay que realizar una dieta equilibrada, como la dieta mediterránea, y consumir de 1.5l a 2l de agua. Podemos añadir limón al agua si nos apetece, puesto que nos ayudará a consumir el agua haciéndola más apetecible y estaremos tomando un extra de vitamina C.

Intestino: La constipación (extreñimiento) es uno de los mayores problemas relacionados con la celulitis, ya que dificulta la evacuación de desechos tóxicos. Las causas que la producen son la vida sedentaria, falta de ejercicio físico, la tensión nerviosa, la inadecuada alimentación, el uso habitual de laxantes. La solución: una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, un consumo adecuado de agua y algo de movimiento físico. Todo esto y más lo encontrarás en el Método Smiling que te ayudará, no solo a combatir la celulitis, sino a mejorar tu vida.

Además, es muy importante eliminar malas costumbres para que podamos favorecer el retorno venoso: no usar ropa muy ajustada, no usar zapatos de tacón, no estar mucho tiempo sentada o de pie (debemos ir cambiando de posición).

En conclusión, para eliminar la celulitis hay que depurar el organismo de manera constante llevando un ritmo de vida regular, una dieta mediterránea, relajarse y saber respirar, y utilizar cosméticos anticelulíticos, nos conducirá a conseguir nuestro objetivo: reducir la celulitis.

El Método Smiling te ayudará a conseguirlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario