Raquel Dato nos cuenta su caso de éxito.

Por fin he logrado mirarme en el espejo y sentirme feliz y bien conmigo misma.

Raquel Dato
Estudiante de Auxiliar de Enfermería

Facebook: raquel.datoguillen

Twitter: raquidato18

¡11 kilos menos!

¿Qué es lo que más satisfacción te ha proporcionado?

R.D.: El haberme quitado los casi 11 kilos, pero sobre todo saber lo que tengo que comer y haber descubierto alimentos muy ricos.

¿Cómo ha sido tu experiencia?

R.D.: Ha sido una de mis mejores experiencias y he podido aprender a comer sano, a comer de todo y a sus horas. No como antes que siempre estaba “picoteando” a deshoras y eso fue lo que me hizo coger peso de más. He podido comprobar por mí misma cómo la ropa se me iba quedando muy grande y por fin he logrado mirarme en el espejo y sentirme feliz y bien conmigo misma. Sin duda volvería a repetir aquella tarde que me encontré por Twitter un tweet que ponía “Come, disfruta y adelgaza” porque verdaderamente he podido disfrutar de ello. He notado muchísimo que al comer bien la piel me ha cambiado, hasta incluso el estado de ánimo, ya que antes siempre estaba triste porque no me sentía a gusto conmigo misma.

¿Qué tal tu experiencia con los Bonus Smiling?

R.D.:Me motiva mucho conseguir Bonus Smiling, ya que me lo tomo como un divertido juego, y me motiva mucho porque pienso que cuantos más consiga, más alimentos extra podré comer cuando salgo con mis amigos los fines de semana.

¿Por qué quisiste cambiar tu estilo de vida?

R.D.: Pues sobre todo por sentirme bien conmigo misma y aprender a comer saludablemente, ya que antes mi estilo de vida casi siempre se basaba en comida basura.

¿Qué te ha parecido el recetario?

R.D.: No me esperaba que llevara recetas tan deliciosas. Desde que probé la ensalada marinera, sabía que iba a ser una de mis favoritas, aparte de otras que nunca pensé que comería como las lentejas o la crema de calabacín (comidas que antes ni probaba). Esto me ha sorprendido muchísimo.

¿Qué tal te has sentido con la Pulsera Smiling?

R.D.: Ha sido increíble porque, con sólo mirarla, se me quitaban las ganas de comer aquello que no debía. A lo mejor, sentía el impulso de coger un helado y, con solo mirarla o acordarme que la llevaba, no cogía el helado, si no que cogía una fruta o me tomaba un zumo.

¿Recomendarías el método Smiling?

R.D.:Sin duda alguna la recomiendo a todo el mundo cien por cien, ya que es una buena forma de bajar peso sin estar “amargada” como en otras dietas y saber que eres feliz comiendo lo que comes.

¿Quieres dar el primer paso?

Descárgate ahora las 20 primeras páginas de nuestro método. 

¡GRATIS!